top of page

Hola, ¡mucho gusto!

Soy una librería nueva y llena de ilusión. Estaría llena, también, de humedad, si no fuera porque estoy equipada con un potente deshumidificador. Resulta que para ser librería en Panamá hay que oponerse hasta al propio aire. Eso me tiene un poco aturdida, ya que las ideas y los perímetros que me definen brotan de este mismo aire. Pero acerca de eso me toca rumiar sola. Continuo con la parte de la historia que sé contar…

IMG_4562.HEIC
IMG_4562.HEIC

Mi nacimiento es, en esencia, un esfuerzo espacial—de un cuarto en una casa que sirve de oficina/depósito, este mismo sitio virtual, y otro que sigue siendo más imaginación que lugar—por convertirse en hogar para objetos de suma importancia. Me refiero a objetos que lucharon ellos mismos por volverse una especie de hogar, recipiente, semillero y jardín. Sus frutos pasan de boca en boca esparciendo acidez y dulzura: libros publicados por editoriales pequeñas, deleites de nutrición talismánica.

Hemingway (detalle), óleo sobre panel, Brooke Alfaro, 2021

Los libros invitan a la lentitud, a la escucha activa que es tan fundamental para la auto-consciencia, y, por ende, para la liberación política y espiritual. Aquellos que traeré a mi sagrado recinto (como ofrendas para el tuyo) pueden funcionar como códices de sabiduría concentrada, instrumentos capaces de fortalecer la conexión de Panamá a un ámbito de introspección íntima y socialmente imprescindible. 

 

Leemos y sudamos gotas que se vuelven diamantes al desprenderse del cuerpo y luego se disuelven mágicamente en nuestras tacitas de té. Te invito a esta meditación y metamorfosis, conmigo y dentro mío.

 

Tuya sinceramente,

Librería Húmeda

IMG_4509_edited.png
bottom of page